Archivo de la categoría: Necesario

JOSÉ BARROETA en Todos han muerto. Poesía completa (1971-2006)

JOSÉ BARROETA en Todos han muerto. Poesía completa (1971-2006)

JOSÉ BARROETA en Todos han muerto. Poesía completa (1971-2006)

Página 55

SENOS

Tus senos locos

como el descubrimiento de América.

Bienaventurados como la Pinta, la Niña

y la Santa María.

Tus dos senos hechos de láminas de barcos

y de hélices en vibración.

Hermosos como la conquista del espacio.

Recomiendo leer también en la página 353, Códigos.

Acabo de leer algo maravilloso sobre la dependencia

Acabo de leer algo maravilloso sobre la dependencia

2017 10 03

Acabo de leer algo maravilloso sobre la dependencia. https://catarsisdeletrasblog.wordpress.com/2017/10/03/pensamiento-n88-dependencia/

Cómo la he expresado a la autora (https://catarsisdeletrasblog.wordpress.com/contacto/)

me ha parecido de tremenda actualidad en mi vida personal y social.

La palabra “traición” no la utilizaría. Fui yo el “mermao” (palabra muy utilizada con mis amigos) que creyó en que el amor podía con todo y eliminaba dependencias más mundanas como la propiedad o el estatus social… entre otras.

Luego mi “mermadez”, se autoconvenció de que el tiempo me daría la razón. Pero no. Nada más lejos de la realidad.

Las cosas de la cama, se deben quedar allí; adormecidas (única enseñanza en esta disputa). La causa efecto no existe cuando de sentimientos se habla en una sociedad dependiente de las apariencias. El tiempo que ha de pasar es extremadamente largo cuando la dependencia es hipotecaria. Cuando el máximo común divisor es mi cuenta corriente, el tiempo se convierte en un logaritmo que termina inexorablemente en infinito.

La verdad es que no me hubiese importado, sino hubiera sido por mis salidas de tono con la “no traidora”. Las pataletas (llevadas a un extremo que no mola) que he llevado acabo escudándome en mi dolencia patológica a la integridad del ser humano.

Pero es bueno desahogarse, tiene consecuencia y es castigada por la ley; las ostias te las tienes que comer con una sonrisa (la mía, muy fea, por cierto).

Pero no me arrepiento y supongo que volvería a hacerlo. Soy así, es crónica mi dolencia.

Mi “mermadez” es tan extrema como mi enfermedad. Mi honestidad más relacionada con el alma que con el hambre. Y prefiero pasar hambre si de mí depende.

Por lo tanto, me declaro independiente; unilateralmente… que si sale en la tele es que esta de moda.

P.D. : siento enormemente que tu fantástico texto haya procreado este vómito después de un duro día en el trabajo, pero mi laboratorio está medio adormecido desde hace algún tiempo y no ha encontrado soluciones con metáforas desde hace mucho más tiempo. Por lo tanto, necesitaba vomitar y puedo asegurar que mis nauseas siguen; es doloroso cuando de otros depende nuestra propia independencia (esto último, lo he oído en la tele). Pero puedo asegurar que lo que se ve en la tele y yo, no tenemos nada que ver. Gracias por tu https://catarsisdeletrasblog.wordpress.com/ y perdona por mis letras.

Abandono

Mario Pérez Antolín. Yo eres tú. Poesía (1985-2007) Editorial Alhulia. Palabras Mayores Poesía.

MANTIS RELIGIOSA

Amor, si alguna vez me llegaras a faltar,

ten la seguridad de que me faltaría

la sangre que estos años bombeamos juntos.

Me faltaría el aire que aprendimos

a respirar por la misma boca.

Me faltaría el sueño que

sólo tú supiste velar.

Me faltarían las lágrimas y el semen,

porque su misterio te pertenece.

Me faltaría la vida que

es tuya y yo desperdicio.

Amor, si alguna vez me llegaras a faltar,

renunciaría a todo, hasta al placer renunciaría

por remontar el ancho caudal de tu memoria,

por nutrirte con la desolación de mi abandono.

Mario Pérez Antolín. Yo eres tú. Poesía (1985-2007) Editorial Alhulia. Palabras Mayores Poesía.

El límite de los placeres

18. El límite de los placeres ha de ser fruto de la reflexión del sabio, del hombre que es feliz.

El placer no crece en la carne cuando de una vez se aleja el dolor causado por alguna deficiencia, sólo varía el color. El límite que la mente fija respecto al placer lo produjo el propio reflexionar sobra las mismas cosas que habían ocasionado a la mente los miedos mayores, y también sobre otras cosas semejantes a ellas.

Epicuro