Archivo de la categoría: Innecesario

Aplacar la sangría

Aplacar la sangría

2019 05 20

Hay que frenar la sangría que deja el día a día y aplazar planes poderosos. Hay que rendirse al trabajo y aplacar las ganas de salir de casa, por lo menos hasta después del verano.

No pasa nada, se dice; todo el mundo lo hace…

Habrá que aprovechar para desinfectar esos rincones tan utilizados y quizás sin hacer el amor, más que a uno mismo, volcar todo el esfuerzo en lo fijo (que no estancado).

La sonrisa no va a desaparecer por no visitar lugares vírgenes… Quizás entre las pelusas que se ceban en las esquinas de mi casa polinizada por sus ventanas abiertas, esté el lugar donde encuentre las palabras que aún no te he dicho.

Hay demasiados libros esperando su momento, hay muchos blogs que aún no sigo, hay muchos kilómetros que recorrer en mi rodillo… Quizás mi Instagram se vea resentido o simplemente aparezca más naturaleza muerta… ¿Qué se yo?

Pero hay que frenar la sangría que deja el día a día para poder llegar a los sueños que me surgen cada día con el cuerpo menos dolorido…

37º Cross de Rioseco 2015

37º Cross de Rioseco 2016

2015 06 14

Apagar ruidos no es silenciar problemas. Es escucharse en el silencio de la soledad y dejar que broten los deseos. Las piedras en la montaña. Mi cuerpo es de agua, células que se renuevan cada segundo buscando un oxígeno que muchas veces, yo mismo les niego.

Mi cuerpo pide poco, le he enseñado bien.

El problema viene con la negación a sus pocos deseos; la lleva fatal.

Pero no puedo negar a mi cuerpo lo que me pide. Sería ir contra natura.

No quiero negarme a mí mismo los sueños. No quiero abandonar la esperanza por un amigo que añoro. Me puede doler, matar a puñaladas… ¿pero acaso no nos mata levantarnos de lunes a viernes de madrugada por un mísero sueldo? ¿No nos mata el tabaco y sus impuestos? ¡No lo dejamos, verdad!

Pues lo siento primo, pero no me pidas abandonar un sueño porque merma mi salud. Quizás mi cuerpo en vez de oxígeno necesite fuego…

La parálisis cerebral está lejos de colapsar mis ruidos. El silencio, si es a vuestro lado, encuentra su sentido.

El silencio, en la soledad; con mis ruidos, busca reconciliarse con el paisaje y te juro que no encuentro mejor entorno que enfundarme la camiseta de runner, ponerme tres imperdibles con el último dorsal (232) y buscar su compañía por el canal…

Mi salud, esa que tanto os preocupa, no depende de farmacias y recetas… pende de vosotros. Sois mi oxígeno, mi vitamina C, mi agua cuando estoy sediento, mis ascuas cuando estoy ardiendo… y cada cual tiene su momento… y las noches se hacen muy largas desde que abandoné al oso panda que mi abuela me compró con dos años en el Justo Muñoz de la calle Teresa Gil…

Ya no me vale cantar Amigo Félix, con el tiempo nos complicamos la vida y nos hacemos esclavos… Lo dicho, mi cuerpo pide poco, le he enseñado bien pero… todos tenemos nuestras necesidades…

Ahora mismo engordar, voy a ello que mañana toca escuela y me estoy alargando en laberintos que sólo hacen más evidente mi única salida.

Acabo de leer algo maravilloso sobre la dependencia

Acabo de leer algo maravilloso sobre la dependencia

2017 10 03

Acabo de leer algo maravilloso sobre la dependencia. https://catarsisdeletrasblog.wordpress.com/2017/10/03/pensamiento-n88-dependencia/

Cómo la he expresado a la autora (https://catarsisdeletrasblog.wordpress.com/contacto/)

me ha parecido de tremenda actualidad en mi vida personal y social.

La palabra “traición” no la utilizaría. Fui yo el “mermao” (palabra muy utilizada con mis amigos) que creyó en que el amor podía con todo y eliminaba dependencias más mundanas como la propiedad o el estatus social… entre otras.

Luego mi “mermadez”, se autoconvenció de que el tiempo me daría la razón. Pero no. Nada más lejos de la realidad.

Las cosas de la cama, se deben quedar allí; adormecidas (única enseñanza en esta disputa). La causa efecto no existe cuando de sentimientos se habla en una sociedad dependiente de las apariencias. El tiempo que ha de pasar es extremadamente largo cuando la dependencia es hipotecaria. Cuando el máximo común divisor es mi cuenta corriente, el tiempo se convierte en un logaritmo que termina inexorablemente en infinito.

La verdad es que no me hubiese importado, sino hubiera sido por mis salidas de tono con la “no traidora”. Las pataletas (llevadas a un extremo que no mola) que he llevado acabo escudándome en mi dolencia patológica a la integridad del ser humano.

Pero es bueno desahogarse, tiene consecuencia y es castigada por la ley; las ostias te las tienes que comer con una sonrisa (la mía, muy fea, por cierto).

Pero no me arrepiento y supongo que volvería a hacerlo. Soy así, es crónica mi dolencia.

Mi “mermadez” es tan extrema como mi enfermedad. Mi honestidad más relacionada con el alma que con el hambre. Y prefiero pasar hambre si de mí depende.

Por lo tanto, me declaro independiente; unilateralmente… que si sale en la tele es que esta de moda.

P.D. : siento enormemente que tu fantástico texto haya procreado este vómito después de un duro día en el trabajo, pero mi laboratorio está medio adormecido desde hace algún tiempo y no ha encontrado soluciones con metáforas desde hace mucho más tiempo. Por lo tanto, necesitaba vomitar y puedo asegurar que mis nauseas siguen; es doloroso cuando de otros depende nuestra propia independencia (esto último, lo he oído en la tele). Pero puedo asegurar que lo que se ve en la tele y yo, no tenemos nada que ver. Gracias por tu https://catarsisdeletrasblog.wordpress.com/ y perdona por mis letras.

X Integral de Valdecebollas 2017

X Integral de Valdecebollas 2017 05 28

2017 05 29

Después del maratón de ayer, leo por las redes que quizás nos estemos equivocando.

He leído algo de las taras de los runners, de que triunfar en la vida consiste en otra cosa. Por supuesto que sí. No le pongo ningún pero a la afirmación.

Para mí triunfar en la vida es levantarse cada día y poder elegir. Me lo enseñaron así desde pequeño.

Pero la vida es muy cruel y muy distinta a los sueños. Un ejemplo: has estudiado la carrera que te gustaba, trabajas de “lo tuyo” pero aun así te toca levantarte todas las mañanas a las 7 e ir a aguantar al déspota de tu jefe en el trabajo, o simplemente al plasta de tu compañero de oficina que no tiene otro tema en la cabeza que su querido equipo de fútbol. O que se yo. Te levantas todos los días a 700 kilómetros de tu ciudad natal porque allí dónde naciste, después de años intentándolo; no hay sitio para tantos ingenieros.

Hay mil ejemplos, desde el ingeniero y el médico hasta la dependienta de una tienda de ropa o el obrero de una fábrica. Sólo hay que mirar los pros y los contras. Todo es tan amplio y subjetivo que quizás te llevas más de una sorpresa al analizar la manera de triunfar de mucha gente.

No voy a hablar de casos particulares que conozco. Hablaré desde mi experiencia, de mí… pero puedo asegurar desde el silencio de mis omisiones que las sorpresas que otros ven como tales, me parecen unas opciones de vida de lo más dignas para sentirse ganador.

Hay mucha gente que llama a ciertos estados naturales conformismo y creo que se equivocan.

Puedes tenerlo todo y no ser feliz. Eso es una máxima que se escucha mucho y a los que les pasa no se les escucha, sólo se les ve su cochazo, su casaza y su bien vestir. Pero no hablan de lo demás. Hay otros que tienen lo justo y les sobra con tener a los que quieren a su lado.

Poder elegir unas vacaciones en una playa paradisiaca con la pareja de turno o elegir el pueblico de tus padres con los amigos de toda la vida…

Poder elegir entre unas copas con los amigos o levantarse un domingo a las 5 de la mañana para meterte la paliza a correr…

Poder elegir entre tener un cochazo o compartir tu trasto con unos amigos para irte a la montaña con la música a tope…

Es verdad, que particularmente me queda mucho para poder elegir, para tener las dos opciones abiertas. Pero me basta con lo que tengo. No me considero conformista y aunque no espero, ni barajo la opción de una playa paradisiaca; sí que me gustaría viajar a correr la maratón de la “Conchinchina” por ejemplo… o montarme en mi casa de alquiler un pequeño gimnasio… pero a ser posible, compartirlo con la misma gente que ahora lo comparto. Porque eso lo he elegido yo y lo tengo ya (desde hace mucho tiempo).

Que mis amigos me feliciten por mis locuras de carreras semana tras semana. Que mi familia me siga diciendo que me va a dar un telele de tanto correr. Que mi pareja me siga… ¡uy, eso no lo tengo!

Los triunfos en la vida van más allá de acabar un maratón y los internetes y demás medios de información y comunicación te deben hacer pensar sobre tus triunfos, tus fracasos, tus prioridades, tus aficiones, tus hobbies, tus creencias, tus valores…

Yo lo tengo claro: poder elegir. Por eso soy feliz, aunque lo que he elegido a veces haga daño, o ampollas en los pies, o provoque demasiado cansancio, o no vea atardeceres en el mar cada tarde, o retrase un poco más lo inevitable, o haga que mis amigos me regañen…

Si pudiera cambiar algo de mi vida ahora mismo, elegiría evitar radicalmente mi adicción innecesaria (y me paro a encender un pitillo). No hay excusas, pero sé que al lado de la gente que he elegido lo conseguiré más pronto que tarde. Sé que mis triunfos al acabar las carreras semana tras semana lo conseguirán. No se puede triunfar sin sacrificar algo, familia, vida social, estudios, vicios… incluso a esa persona que un día te hizo feliz y ahora ha elegido triunfar a su manera y no tiene nada que ver con la tuya.

Gracias a los que me habéis hecho feliz a pesar de mis taras, de mis defectos y de mis manías, gracias a los que me dejáis compartir momentos de vuestra vida junto a mí, porque el tiempo no tiene precio y lo gastáis en mi compañía. Gracias a todos los que me hacéis ver mis fracasos porque sois los mismos con los que comparto mis triunfos.

En serio, muchas gracias y mucha suerte. Los triunfos están a la vuelta de la esquina… si tú eliges girar en la esquina correcta. De momento mis giros van por un camino donde nos encontramos, porque os he visto y he girado a tiempo. Los giros que no di en el pasado siempre hay tiempo de rectificar y volver. Ese es mi triunfo, saber que me equivoqué y elegir volver a vuestro lado.

Lo de triunfar en la vida no es simple, nada fácil corriendo los tiempos que corren, pero sé que estoy más cerca que nunca de conseguirlo gracias a vosotros.

Se finí que me lío.

Buena semana a todos.

Juego de Tronos

Juego de Tronos

2019 05 23

Reflejo de una sociedad enferma son ciertos poderes otorgados a la misma, que desvirtúan el arte.

Hideaki Anno, autor de Neon Genesis Evangelion (uno de los mejores animes de la historia) fue criticado drásticamente por el final que propuso a su historia. Y aunque el autor defendió su cierre, algunos se atrevieron a decir que tuvo que hacer algunas películas adicionales para aplacar las amenazas que los propios fanáticos habían perpetrado en contra de su vida. Tampoco se podría olvidar lo que ocurre en Misery, de Stephen King, con la fanática más amenazadora, desequilibrada e impredecible que un creador podría encontrarse. En suma, aunque un escritor conjure su propia obra al momento de publicarla, para los lectores más cercanos, esta diferencia pasa inadvertida y parece establecerse un “contrato” de alimentación selectiva sobre lo que uno quiere frente a otro. En otras palabras, “si me gusta mucho tu obra, me debes conceder el control de la misma”. Ningún escritor busca esto. Todos quieren publicar su obra, contar con personas que la aprecien y sentir la libertad para continuar creando.

 Link

Ni que decir tiene que me encanta la serie de principio a fin… El resto de chorradas que diga la gente, exceptuando los halagos y la crítica sana; se los pueden guardar para sus cuchicheos de café con orugazo…

Es tan real como la vida misma, por eso ha enganchado.

Nos hemos creído eso de que el poder corrompe… Por los ejemplos que tenemos día a día (llámese Bárcenas, Florentino o Puigdemont…) y JdT no es más que el ejemplo de eso.

La revolución está en no corromperse (Jon Nieve, los Stark, incluso Tyrion)…

Hemos visto que todo se puede perdonar e incluso se puede revivir a los muertos.

Hemos visto que el más tonto se queda con el trono y la gente le aclama y mata y muere por él (Robert Arryn o Joffrey Baratheon o Trump o Maduro…)

Hemos visto que los últimos que mueren, los que más aguantan y sobreviven a todo son los más fuertes, en el sentido físico de la palabra; (Sandor Clegane, El Perro; Gregor Clegane, La montaña…)

Hemos visto como el más cruel (Ramsay Bolton) llegó a ostentar mucho poder, incluso se folló a la reina de Invernalia y con ello casi destruye los sueños de muchos… De esto, prefiero no poner ejemplos, porque igual me denuncia alguna corona que otra…

Hemos visto como una religión hace milagros de la mano de una sacerdotisa (Melisandre o La mujer roja) y “nos libra de todo mal” con su magia… y comete delitos execrables y obtiene penitencia.

Hemos visto a los muertos poniendo en jaque a toda la humanidad, con este tema me pasa lo mismo que con los monarcas crueles, no quiero nombrar a los muertos que arropados con sus hordas de seguidores siguen maltratando nuestros días cotidianos, por temor a sus represalias; siempre desmedidas…

El caso es que JdT es una maravilla por ser el reflejo de nuestra sociedad. Es una alegoría magnífica. Al alcance de casi todos los que se quieran acercar, menos los de siempre, los esclavos en la serie, el Tercer Mundo en la vida real.

Una serie necesaria. Una visión que la gran mayoría no creo que la haya visto como yo. Pero es lo que hay, por eso siguen quienes siguen ostentando los poderes y creemos que los verdaderos héroes son los que no sucumben a los “encantos” de esos poderes.

Otra realidad es posible, no matando a los que son malos… Con no darles el apoyo necesario para manejar ese poder, basta.

Viene el spoiler, pero es necesario.

No sigáis leyendo sino habéis visto el final.

El último capítulo es maravilloso.

La muerte de Daenerys Targaryen, tan necesaria desde que “concibió” a sus dragones.

El principio de la democracia moderna encarnado en el buenazo de Samwell Tarly.

El discurso del enano esposado que alaba a la propia serie y a la vez encumbra el motivo fundamental de la misma.

La responsabilidad que supone un cargo y su mayor necesidad para ostentarlo: el pasado (no lo sé explicar del todo bien, me refiero a las consecuencias de nuestros actos en la vida). No es necesidad la palabra, es otra pero no me sale.

La muerte de los “malos” y la desaparición forzada de los motivos que les otorgaban sus poderes (llámese dragones o fortalezas o pueblos oprimidos y maltratados)

La necesidad de “quemar” literalmente las ambiciones con la fundición del trono que tanto ha corrompido…

Lo dicho, maravillosa serie y maravilloso final. Un final tan abierto como las tierras aún no dibujadas en los mapas que va a explorar Arya Stark.

Podría escribir más reflexiones y pensamientos que me vienen a la cabeza, vendrán seguro y les tendré que plasmar en letras, por mi afán por filosofar de casi todo y hablar de casi nada.

Si me preguntas por mi personaje favorito… Justo antes de votar por las Europeas… ¡Pufff! No sabría decirte, Arya Stark (si estuviera soñador), Tyrion Lannister (si estuviera jocoso), Jaime Lannister (si me pongo romántico)… Pero como estoy saliente de noche, recién levantado, con hambre y deseoso de entrenar esta tarde para afrontar otra maratón de montaña y acabarla; yo diría ahora mismo Sandor Clegane (El Perro)

Llamame rarito y feo… Acertarás.

Hasta otro rato, que nuestra historia defina nuestro final; siendo honestos en todo momento.

Ciao, ciao…