CROSS FUENSALDAÑA 2018

CROSS FUENSALDAÑA 2018 09 09

2018 09 09

Hoy supongo que me tenía que haber quedado en casa, pero eso no va conmigo. Hace poco más de diez días que andaba en muletas desde que el 17 de agosto me resbalé trabajando y me hice un esguince.

Aunque había vuelto al trabajo, no me notaba fino para salir a correr, de hecho; el único intento que hice me salió muy por debajo de mis tiempos en condiciones normales. Pero el domingo pintaba que iba a ser largo quedándome en casa, así que me acerqué a Fuensaldaña a correr los 10 kilómetros que ofertaban.

Sin persarmelo dos veces, bueno sí… pensé en ir en bicicleta, pero al final me acerqué en coche, llegué a Fuensaldaña y al primero que vi, a Marco que me indicó por dónde aparcar. Una hora antes de la carrera, el pueblo ya estaba saturado de coches y de gente para la carrera. El motivo era la Marcha Solidaria que se haría en paralelo a la carrera por una buenísima causa, el cancer de mama metastásico.

Luego Gabi, Sara, Pedro Pablo, Carmen y para sorpresa de todos, el jefe @juankimen.

Un café y al lío. Sin más ambición que terminar dignamente y sin garmin (por olvido) lo cual me vino muy bien para estar pendiente de mi tobillo ¡todo el santo rato!

Sí, demasiado pendiente de mi tobillo para mi pesar. Desde antes de la salida le notaba tenso, demasiado agarrotado e inmovil. Sólo pensaba en mantener zancadas uniformes, nada de cojear, nada de compensar con la derecha. Os puedo asegurar que a cada zancada estaba pensaba en moverlo igual que el derecho. Pero no funcionó.

Se me subió el agarrotamiento hacía el lateral de la pierna izquierda desde los primeros metros y a pesar de salir a buen ritmo, fue bajando mi rendimiento hasta terminar (sin cojear en ningún momento) hasta el punto de que me pasaron todos mis compañeros y yo me vi incapáz de seguirles el ritmo.

Fue un recorrido sinuoso, rompepiernas, en caminos bien asentados, de pueblo de meseta. Pero encontrarme peor subiendo que bajando… Al subir, yo por lo menos, estiraba demasiado el tendón y tenía que hacer más fuerza y aquello no iba. Bajando, en estas bajadas cómodas, corría “bien”, pero subiendo no daba el impulso necesario con la pierna izquierda.

Igual me pasó al final, cuando quise apretar un poco. En seguida cambié mis ganas de esprintar por mis mayores ganas aún de NO cojear.

Y así fue, acabé dignamente y en breve vuelvo a salir otro rato a correr por Contiendas, que lo echo de menos. Prefiero correr más suave y seguir disfrutando que sufrir. Mañana a las 6 de la mañana ya me tocará sufrir ocho horas.

Cada vez tengo más claro mi objetivo: DISFRUTAR. Gracias al equipazo al que pertenezco y al buen rollo que hay en las carreras populares, los domingos por la mañana que tenga libre voy a seguir haciéndolo, así que, a seguir exprimiendo este domingo con unos kilómetros más para el cuerpo, porque yo lo valgo.

Saludos, luego igual sigo contándoos cosillas que tengo preparadas para mi día a día con horario “antiestrés de los cojones”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s