21 lunas y media 2019

21 lunas y media 2019

2019 07 15

Teníamos previsto ir a ver la luna en el Bierzo, teníamos previsto perdernos con la confusión de la noche… Pero nos dejamos guiar por las flechas pintadas en la calzada y nos dejamos llevar por las calles de Ponferrada entre Templarios y el poco ambiente reinante en una ciudad de interior con un grado de humedad a las once de la noche comparable a la costera Barcelona.

Después de una mañana de piscineo y una pequeña siesta al abrigo del adobe nos acercamos al Bierzo, el talón ya llegó dolorido por las carreras detrás de Alejandro en la piscina, pero creía que podría aguantar después de una cena típica de deportistas de élite, con su palmera de chocolate y un par de pizzas, dos horas antes de la carrera.

No fue así.

La realidad fue muy dura a partir del kilómetro 13, 14… En el 15, 16 ya fue insuperable. La cojera se hizo evidente y la rodilla derecha lo padeció en cada zancada. Me hubiera parado tranquilamente, pero ese orgullo tonto y verme bajar las pulsaciones (lo que indicaba claramente que mi dolor era únicamente muscular, no pulmonar) me jodio tanto que me hizo entrar en la meta andando UNA VEZ MÁS… Y ya van demasiadas este año.

Menos mal que mi compañero de fatigas y amigo BurguiX me esperaba agónico por el esfuerzo realizado por acabar en uno 35. Yo aparecí casi veinte minutos más tarde en el Toralín, cojeando pero entero. Entre unas cosas y otras, sólo nos quedó descansar al ritmo de The Cure en la habitación de hotel y despertar para hacer de guiris entre almenas, torreones y facsímiles, al ritmo de la banda sonora de Juego de Tronos, ir a comer en Valderas y acabar el fin de semana en la piscina de nuestro pueblo, donde el talón se deshinchó por arte de magia y pude seguir corriendo detrás de los críos de mis amigos.

Os diría que bonita carrera, pero tiene de bonita (tremendamente bonita) los 4 primeros kilómetros; lo demás es más de lo mismo. Avenidas largas entre ladrillos nuevos que apagaban el encanto de correr de noche y una llegada demasiado lejana del casco histórico. Si estuviera bien físicamente incluso la hubiera disfrutado con el globo de uno 45, con el que estuve hasta el kilómetro 15… pero me sobran kilómetros y me falta echarme una acompañante fisio que me arregle mis heridas. Aunque prefiero a mi amigo BurguiX con el que aprendo y me río a partes iguales.

La siguiente aventura el 10 de agosto en tierras zamoranas, un trail muy recomendable. Nos vamos leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s