Ayer me dijeron que trabajamos el lactato…

Ayer me dijeron que trabajamos el lactato…
I don´t need any more

2018 02 14

Así no sé si llegaré al domingo, pero hay que intentarlo.

Ayer me dijeron que trabajamos el lactato… Yo es que no sé de estas cosas, ni quiero saber para que engañaros.

Me está pasando como con el baloncesto. Yo voy a jugar, el que quiera que me la pase. Un poco de orden sí, pero que tenemos 40 años señores; la NBA está para verla en el sofá y el Maratón de Berlín para disfrutar de la experiencia y el fin de semana. Sabemos de sobra quien va a tirar a canasta en los momentos complicados, quien tiene que defender al bueno del otro equipo y en lo que toca (el running), pues parecido, salvo raras excepciones.

Que conste que respeto y agradezco todos los consejos que se dan en este mundo del running.

Estoy en el mejor equipo del mundo para aprender, que he aprendido mucho; y estoy para que me aconsejen y me marquen unas pautas para no estancarme. Pero soy absolutamente consciente de mis limitaciones físicas.

(Si me lees Jesús, no tiene nada que ver contigo. Es una excusa para abordar un tema que, como otros muchos; me patina en esto del running.)

El caso es que está bien hacer las cosas y saber porqué diablos toca hacer eso y no lo que nos apetece (me refiero a los entrenos). En la vida como en el deporte, hacer las cosas porque sí, no motiva y puede crear el efecto rebote: No hacerlas porque no.

En mi caso, me gusta estar informado, pero tengo tanta confianza en mis entrenadores; que yo lo hago porque lo que digan, sé que es por mi bien.

Ayer por ejemplo, Germán me dijo que hiciera las series menos rápidas y el descanso más vivo y ¡Zás en toda la boca! Un 5000 en 22, después de gimnasio y otros 6 y pico kilómetros; no esta mal para mi deplorable estado de forma actual & mis lesiones (empecé cogeando por mi tendón de Aquiles).

Pero a lo que iba, en la vida como en el deporte; hay mucho autodidacta… Que no está nada mal para hacer maquetas, papiroflexia o meditación mindfulness… Pero llega un punto (y aquí entra la edad, el historial polideportivo de cada uno, el tiempo que tengas para entrenar, la personalidad de cada individuo, etc) que una de dos, o frenas en seco o te asesoras.

Sino te frenas que habrá muchos, pues seguirás flipándote con cada nueva caja de píldoras mágicas que te saque el anunciante de turno o el vendedor de tu tienda favorita de running. Seguirás comprando 5 zapatillas al año: unas para lluvia, otras para seco, otras para barro, otras para roca y otras para subir al podium; aunque quedaras el tercero por la cola en la popular de tu pueblo que tu mismo organizaste con la ayuda del patrocinio de Herbalife…

Seguirás sin entender porqué no te quedas tan escualido como Carles Castillejo, ya no te digo porque no corres como él… Seguirás siendo el mejor equipado del pelotón del coche escoba, aunque siempre brindando una gran sonrisa al fotógrafo, el mismo que a la llegada no quieres que te vea ni en pintura por el deplorable estado en el que acabas… Etc, etc, etc.

Al final, o eres feliz así, que es respetable; o cambias de deporte y haces idem de idem en el paddle, en el gimnasio o en la barra del bar de tu pueblo… y lo haces olímpico (a tu manera) y me cago yo en los pobrecitos rusos dopados; si te conocieran no podían jugar ni a las tabas.

Ahora en serio, a que conocéis a alguno así…

Yo soy más partidario de entrenar y cerveza, aunque últimamente no me prodigue mucho. Ahí se aprende, hablando con tíos que a parte de entrenar muy bien y de una manera metódica gracias a nuestros entrenadores; leen por internet parte de esa información que nos satura (hablo por mí), se informan con profesionales (fisios, médicos…) y con una birra en la mano todo se ve de otra manera más relajada. Aunque todos (yo el primero) hemos pecado de potingues y pirulas que nos hacen recuperar más rápido, subir más alto e incluso correr más rápido…

Mi lactato está bien señores. Aguanto según la semana que haya tenido, si el trabajo ha sido relajado me salgo; si mis hijos no me han dejado dormir demasiado me arrastro (no tengo hijos); si he foll… lo peto esa semana y dilapido todos mis récords (así ando); si estoy en el paro llega el domingo y estoy destrozado de la cantidad de kilómetros que he hecho esa semana…

Runners de todo el mundo y parte del extranjero… No llegamos a las Olimpiadas, en serio; ya bastante hay que competir en la vida como para drogarse, hiper-informarse y gastarse medio sueldo en un hobbie. Correr es un juego y no siempre hay que ganar (de hecho no vamos a ganar una carrera en la puta vida). Por favor disfrutad, yo voy a ver si me tomo unas cervezas viendo ganar al Madrid versus Neymar Jr; porque aunque sea anti-madridista, me caen peor aún los franceses ;P…

Sin más, no me tengáis en cuenta este post, vengo de hacerme 16 kilómetros, más 45 mntos de gimnasio y creo que voy a llamar al 112 para acercarme al bar en ambulancia.

Sed felices runners de pacotilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s