Aplacar la sangría

Aplacar la sangría

2019 05 20

Hay que frenar la sangría que deja el día a día y aplazar planes poderosos. Hay que rendirse al trabajo y aplacar las ganas de salir de casa, por lo menos hasta después del verano.

No pasa nada, se dice; todo el mundo lo hace…

Habrá que aprovechar para desinfectar esos rincones tan utilizados y quizás sin hacer el amor, más que a uno mismo, volcar todo el esfuerzo en lo fijo (que no estancado).

La sonrisa no va a desaparecer por no visitar lugares vírgenes… Quizás entre las pelusas que se ceban en las esquinas de mi casa polinizada por sus ventanas abiertas, esté el lugar donde encuentre las palabras que aún no te he dicho.

Hay demasiados libros esperando su momento, hay muchos blogs que aún no sigo, hay muchos kilómetros que recorrer en mi rodillo… Quizás mi Instagram se vea resentido o simplemente aparezca más naturaleza muerta… ¿Qué se yo?

Pero hay que frenar la sangría que deja el día a día para poder llegar a los sueños que me surgen cada día con el cuerpo menos dolorido…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s