Mañana ya es viernes

2020 05 14

Después de negarme a llevar una carga porque se levantaba la rueda motriz de atrás de la carretilla, acabando de llevar otra carga igual y pasarlas canutas. Teniendo otra carretilla más propicia para llevar esa carga, de todos sabido. Ha habido un tipo que me ha dicho que no debo de tener miedo.

No voy a entrar en nacionalidades, maneras, educaciones y detalles que no vienen al caso. Voy a ir más a eso de la sociedad de mierda que está corrompida y no vale un carajo, demostrado día tras día en mi transitorio paso por este planeta.

Acabo de levantar de la siesta y, casualidades; el que me dijo eso de no tener miedo es vecino del pueblo que habito, de menos de 5000 habitantes. No voy a bajar a dar el paseo, no vaya a ser que me cruce con él. Tengo cero ganas de ver a mis compañeros de trabajo y mil ganas de calmarme y que se me pase el eterno dolor de cabeza que llevo arrastrando desde hace unos días.

No sé si es por la mascarilla con la llevo dos semanas y que me obligan a gritos a ponerme a pesar de no guardar las distancias ni por asomo o simplemente las nubes que cubren día y noche mi ciudad y me provocan este malestar.

Espero que sea lo segundo. Incluso diría que voy a bajar la dosis de tabaco ¡Igual ayuda también!

Voy a seguir con las Novelas y cuentos de Dostoiewsky y Tolstoi de Ediciones Océano de 1983 y volveré a leer el libro prestado de la biblioteca de Las vidas paralelas de Boris Vian de Noël Arnaud de 1990.

Estos días primeros de mayo he cabalgado entre Dostoiewsky y dos cómics dignos de mención. Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons, ha sido su re-lectura sencillamente antológica. Pero la revisión de The ghost in the shell de Shirow Masamune en la edición de Planeta Cómic ha ido de la mano, sobretodo y cambiando la tónica de la mayoría de historias que he leído ultimamente, con un final digno del resto de la historia.

Después de un descafeinado y un paracetamol, parece que mi cuerpo pide algo más. Llevo días pensando en como cubrir cinco lienzos que compré muy baratos en una ganga de Lidl, un día de compras. Estoy entre paisaje urbano y desnudo… Soy muy malo pintando, así que cuando me ponga lo tengo que tener muy claro, si empiezo a bacilar me quedo muy frustrado, tuve unos días de pruebas y fue horroroso, casi quemo todo lo que hice.

Mañana ya es viernes y espero pasar la mañana rápido y sin sobresaltos para zambullirme en otro fin de semana más sin ver a los pequeños de mis amigos, que tanta falta me hacen. A falta de sus sonrisas y comentarios brillantes, intentaré aprovechar para que salga algo de esta cabecita embotellada, algo mejor que frustración por no haber elegido Marte.

Necesitaba hablar de lo que me interesa, a pesar de haber empezado con la mierda de día de hoy en el trabajo… Pero para que veáis mi buena actitud, me he afeitado para que no me pique tanto la cara con mi ineficaz mascarilla.

Buen fin de semana y tal…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s