Una tarde sórdida

Una tarde sórdida
Tororo

1996 11 10

Una tarde sórdida

en la que el milagro

se esconde tras las cortinas

humeantes

mis dedos transportan

al papel humedecido

un canto al recogimiento

del alma

un canto ronco

entorpecido por los ruidos

estrambóticos que rodean

mi lugar

un canto amargo

enrojecido en la vergüenza

por desterrarte de una adjetivo:

solitario.

Un canto público

que busca en tus ojos

un océano de olas

insospechado.

PD: Lo podría haber escrito ayer mismo… Pero sólo lo publiqué en mis memorias. Menuda tarde de mierda, sólo lo salvó la bella tormenta que trajo mi hermana con su llamada y su sonrisa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s