MM Madrid 2018

MM Madrid 2018

2018 04 24

Y se enfunda la camiseta de su equipo y deja su coche aparcado, pegadito a Atocha.

– ¿Vane dónde estás?

– Bajo en Sol que me pilla más cerca.

– Mal empezamos, hay que calentar.

Primera parada en boxes, café y posta. El Museo Reina Sofía luce con la ingravidez de su techado rojo imponente, las obras en la calle Atocha no terminan nunca, el Paseo del Prado es un reguero de dorsales y entre la marabunta me encuentro muy solo.

Paro y no paro en la sede de CCOO o UGT (no recuerdo ya) y me vienen a la cabeza amargos momentos de mi etapa madrileña: el detonante que hace tiempo pudo conmigo. Pero ahora soy más fuerte, o eso creo y sigo más adelante hasta el siguiente bar. Café con leche y robo del papel en el baño de chicas.

Llamada perdida de Vane en el peor momento y rellamada con un café hirviendo que no me sienta nada bien y lo dejo apartado. Mejor el plátano y la bebida isotónica que llevo de la mano.

– En el cajón ocho.

– Vale, voy para allá.

Sigo trotando y cruzando Cibeles sin más. Paso de recuerdos mal paridos, paso olímpicamente de mi pasado. Cruzo la zona de consigna y me paro en Colón.

– Ya estoy aquí, en el semáforo debajo del cartel del cajón 8.

– Salimos para allá.

No me gusta este mogollón, pasa Raúl y le saludo. Estoy nervioso y quiero que esto acabe ya. No tengo ninguna motivación deportiva y necesito acabarla sin más.

Ya con el dorsal en la camiseta y las fotos de rigor hechas, me doy la vuelta y veo a un gran Ángel Carmona de Hoy empieza todo de Radio 3 y le saludo efusivo y emocionado.

Creo que ya han dado la salida y nosotros vamos caminando, me salgo a mi último lavabo portatil y después choco la mano con todos.

Llegamos al arco de salida y aún no he puesto el Garmin…

Ciao, ciao.

Empieza el slalom. Alemanes, polacos, franceses… Esto parece la ONU, por allá un “capitán america”… Voy sorteando gente sin ánimo de lucro hasta llegar a los juzgados de Plaza Castilla. Damos la vuelta y allí, junto a un negro enorme saludo a Isi con sus mallas largas y sus cascos. Después del grupo de rock… a bajar y seguir esquivando.

Todo igual hasta Serrano. Allí se van los maratonianos y yo termino con más pena que gloria y con los gemelos bastante cargados.

No ha sido un carrerón, sin duda.

Me quito la camiseta empapada del agua de los avituallamientos, me ponen la medalla y con la capa de plástico me voy acercando al coche.

Mucho ambiente pero yo oculto mi entusiasmo. Me apetece un cigarro.

Me desnudo y me cambio de ropa. A Chemita le aplaudo en calzoncillos y me voy acercando al rastro dónde Ainara y sus pequeñajos me están esperando.

Guardo todas las carteras y me acerco a animar a los maratonianos. Uno por uno, con su nombre entre fuertes aplausos. Muchos me miran agradecidos, pero siempre hay un gilipollas al lado.

Un paisano de mi edad o más, con su dorsal de la media anclado en su camiseta me pide que no fume.

– ¿…?

– Que vienen con los pulmones abiertos y les estás hechando el humo.

No me sale otra cosa que pensar que es idiota, que el esfuerzo de la carrera le ha dejado en blanco la cabeza y le está dando un vahído. Pero insiste. Yo miro alrededor y no veo niños a los que evitar el humo, sólo veo coches atascados en el cruce de Ribera de Curtidores y unos cuantos policías y ya corto su no se qué que me estaba diciendo y le llamo por su nombre.

– ¡¿Tú eres gilipollas!? ¡Hala majo, no molestes quete quete!

Doy cuatro pasos para adelante y sigo fumando y animando a los maratonianos hasta que me llama Ainara. Una comida estupenda con Adrián jugando con sus coches y trasteando como debe hacer un niño de dos años y Alejandro de cinco, contándome sus sueños de ser piloto y policía, invitándome a ver su bici otro día por los madriles.

En resumen. Correr sólo y sin estar verdaderamente en forma una carrera multitudinaria de asfalto es un rollo. Las grandes ciudades son demasiado grandes para sentir el apoyo de los valientes que se acercan a animar, a pesar de mis esfuerzos continuos por animarles mientras corría. Las calles de una ciudad por muy bonitas que sean, no son más que asfalto, metal, ladrillo y piedra; mal conjuntados. Lo único destacable y que me recordó a Behobia (infinitamente mejor carrera que ésta) fue el paso por un tunel donde nos pusimos a corear: “¡OeeeeOeeee…! Y moló mucho. Por lo demás, una Media más, con una medalla de lux que pesa un montón y que mola, pero no tanto como la anterior que me colgaron de madera.

Es una opinión personalisima y así ha de entenderse.

Cerrar Madrid para nosotros me parece una locura, la gente que va a estas carreras y acaban necesitando las asistencias médicas antes de acabar por problemas serios (vi a tres tendidos en el suelo antes del kilómetro 17) unos energúmenos… Me podreís contar milongas limoneras de mi adicción al tabaco, estas carreras me sirven para deciros que estoy bastante más sano que la media española. En general, fue un chasco correr. Disfruté más animando a los maratonianos e incluso me cansé más, de lo cual estoy orgulloso.

Gracias a dios que exprimí al máximo mi pueblo y los momentos previos con Vane y sus amigos y Ainara y sus hijos después, lo mejor… Gracias.

Perdonad mi desánimo en las palabras.

Estoy harto de los postureos, de capa caída por mis horarios y de bajón continuo porque me supera mi adicción; sobretodo por esto último me siento muy defraudado.

Si fuese legal, el joven que me pidió que dejara de fumar, en ese mismo momento se hubiese llevado dos ostias bien dadas gracias a lo que me altera el tema fumar. Como no es legal y sé que es un problema mío que no supero yo, no se las di y tuvo suerte de que esto último me viniese a la cabeza inmediatamente. Pero un consejo: a un desconocido no se le pide que tire nada que lleve entre las manos.

Sin más me retiro, sin poder decir si voy a la UTPE o al Soplao a menos de un mes para los dos eventos previstos siguientes.

Un saludo, espero salir a correr un poco más tarde y no perder la ilusión a pesar de los contratiempos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s