Inapetencia

Inapetencia

2020 02 03

Llevo días sin poder comer,

unos meditando y bajando mis pulsaciones

por debajo de lo humano

y otros con escalofriantes taquicardias

que hacen retumbar los ladrillos huecos

colindantes con mis vecinos fantasmas.

La inapetencia se reduce a intranquilidad

por no encontrar en un suburbio vacío,

el latido que haga cambiar al mundo de idea.

La filosofía sucumbió a mi impotencia,

mejor dedicarme a escribir versos intrascendentes

entre ayuno voluntario y cigarrillos devastados

hasta un filtro que sólo deja ver mis costillas,

ahora marcadas a fuego en mi silueta…

Me daré un paseo por el parque,

quizás el aire fresco y el sol reinante

hagan que vuele mi imaginación

hacia un reducto de tranquilidad,

aunque sea un pequeño instante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s