Canción de bruma

Canción de bruma

2019 11 26

Hace calor al despertar. A finales de noviembre en la meseta castellana y puedo ir al gimnasio en pantalón corto. ¡Algo está cambiando!

Un cafetazo revitalizante y cuando saco la toalla y el bidón de agua, me río de mismo. ¿Dónde has dejado los auriculares y el reloj?

Sabes que eso supone menos de treinta minutos sudando, si es que llegas a sudar… Los últimos ejercicios, plancha y flexiones, si lo multiplicas por tres, ya lo tienes.

Al entrar en casa tengo que encender la luz. Poder ir al gimnasio a las siete de la mañana en pantalón corto a finales de noviembre significa que va a estar lloviendo todo el día.

La ducha me templa el cuerpo y el alma. Hasta las dos no entro a trabajar, quizás un poco de música y tumbarme limpito otra vez en la cama sea el mejor plan hasta las doce.

¡Qué pena que no lo comparta! Quizás por eso puedo hacerlo… Cierro los ojos mientras ronroneo una canción de bruma… Feliz…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s