Trail Secretos del Duero 2019

Trail Secretos del Duero 2019

2019 01 22

Puede que sea el primer hombre en llegar a la Luna sin haber construido un cohete para la hazaña, ni siquiera un puente…

No tengo pensado en viajar a la Luna de momento, pero si es verdad que voy a tratar de conocer un lugar algo más tranquilo. Donde el ruido de un híbrido contraste con el zumbido del viento helado de la zona en estas épocas.

El caso es que éste domingo me voy a embarcar en un viaje hacia la frontera lusa, con el firme propósito de conocer en profundidad el Parque Natural de Arribes del Duero y la frontera natural que nos separa a los hispanos de los portugueses en aquella zona (el propio río Duero).

Nada más y nada menos que 39 kilómetros de naturaleza plegada y desplegada hasta en 5000 metros de desnivel acumulado…

Teniendo en cuenta mis entrenamientos, raro sería que volviera de recoger el dorsal al coche sin parar en algún avituallamiento o incluso retirarme por el esfuerzo.

Es verdad que no he parado. No he dejado de ir al gimnasio y hacer sesiones cortas e intensas de ejercicios de core y de fuerza, pero cualquier experto (y sin serlo tanto) te diría que con eso no basta para hacer una maratón de montaña.

Supongo que lo necesito como todo el mundo (hablo de un entrenamiento específico), pero siempre está el factor psicológico. Aunque en las últimas carreras he ido de superhéroe, no creo que eso valga el domingo para llegar antes de las 7 horas y media de cierre de la prueba.

Pero a día de hoy, creo firmemente que lo voy a conseguir. La última vez que cojeé fue el año pasado entre una san silvestre y otra y con ese dato me quedo. Seguro que si mi entrenador (al cual no veo desde el pasado año) leyera esto me tiraría de las orejas… Pero ya no tenemos edad para esas cosas.

Ahora, como antes cuando salíamos de noche después de una jornada dura de trabajo y nos decían que no íbamos a llegar a las 3 de la noche con la paliza que llevábamos encima y al final éramos los últimos en llegar a casa a las 10 de la mañana y nos abrazábamos orgullosos y tremendamente borrachos… Pues ahora igual pero con una medalla al cuello, vendados los tobillos y de barro hasta los huesos… lo lograremos, seguro.

No por orgullo ni por nada de eso. La verdad es que sí que me gustaría terminarla en un tiempo decentillo (6 horas y media) para demostrarme que el Trail es diferente.

Me refiero a que se puede llegar a disfrutar de una carrera larga por el monte sin horas de entrenamiento específico. Tengo que reconocer que cuando vi el tiempo de corte me alarmé. Sigo pensando que estamos un poco flipados, pero también tienen un mini trail de 16 kilómetros más adecuado para los principiantes y con tiempo de sobra para realizarlo (3 horas y media). Está claro que la maratón es para gente preparada, no como yo. Y entiendo perfectamente que para 250 corredores que somos, a nivel de organización es complicado conseguir gente que cubran más de 8 horas de voluntariado.

Pero ahí está el reto. Yo saldré con mis bastones de la mano, mi tobillo izquierdo vendado, mi mochila petada de agua, geles y barritas energéticas varias (esta vez sí). Una maratón no es moco de pavo, pero espero que se haga ameno. Al parecer el tiempo va acompañar y no se esperan precipitaciones, lo cual agradezco.

No quiero ir de superhéroe ni nada de eso. Quiero meterme un empacho de campo, de verde, de naturaleza y volver con las pilas cargadas.

Sé que puede parecer exagerado, pero desde que mi tobillo izquierdo me dio señales de que andaba chungo (Desafío Somiedo 2017) y me descuadró mi manera de correr y afectó a mis rodillas (en aquella carrera), a mi cadera y a mis riñones… No he vuelto al trail con garantías. Por supuesto que he tenido días maravillosos y he disfrutado de lo lindo de muchos trails de diferentes distancias. Pero lo único que me hace recuperarme de verdad es el reposo, comprobado. El reposo, entendido como un no parar pero sin forzar.

El reposo entendido como variar mis maneras de disfrutar del deporte, utilizando diferentes variantes. Ayer por ejemplo, me metí a clase de Step (haciendo el panolis) desacompasando al personal, pero no paré de subir y bajar las rodillas en ningún momento y me divertí, a pesar del escandaloso ridículo que protagonicé. Salí con una sudada considerable y convencido de que no era tan bueno con el baile como me creía yo en la plaza de mi pueblo hace más de veinte años…

Sólo espero no protagonizar la página de sucesos del periódico local el lunes.

Temo a las bajadas técnicas o plácidas y tendidas, como quien teme una cita en su propia casa, con cena romántica con velitas incluidas haciendo uno mismo la cena, utilizando el horno por primera vez para otra cosa que no sea calentar una pizza. No se puede confiar siempre en que el vino lo cure todo. Espero que el vendaje que me haga le supla con holgura.

Sin más, sólo quería advertiros de que si a partir del lunes sólo publico poemas (las tengo ya programadas) no os preocupéis… Pero si llega febrero y sigue la misma dinámica, leíais el periódico local (Gaceta de Salamanca) y busquéis en sucesos. Probablemente un paria no haya disfrutado del todo de la visita a la frontera.

Siempre vuestro, el paria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s