Cross de Tudela 2019

Cross de Tudela 2019

2019 01 14

Ha costado salir después del atracón aSilvestrado que me di para despedir el año 2018. Cuesta más cuando la niebla y las temperaturas bajo cero no dejan ver paisajes y hielan los piececines, congelando los dedos por mi insuficiencia arterial periférica causada por mi adicción innecesaria.

Pero omitiendo delitos varios que vamos cometiendo a diario (me acabo de zampar dos donuts bien azucarados) los mortales que no tenemos remedio, ni queremos tenerlo… Llegó casi sin querer, la primera carrera popular del año.

El Cross de Santinos (club de corredores de Tudela de Duero) nos acogió un año más en su pinar, recordando el fallecimiento de un corredor y amigo de unas muy buenas compañeras de kilómetros de mi equipo. Me apunté a ultimísima hora y únicamente por Dani, el recordado; y mis compañeras.

Me ha costado salir del gimnasio desde comienzos de año y de hecho, fue la primera carrera que hacía sin y con dorsal del año nuevo.

Además tenía una excusa para ver a unos amigos que viven allí y como eso también me cuesta, mataba dos pájaros de un tiro.

Por supuesto llegué el segundo, dos horas antes de dar la salida ya estaba aparcado y tenía el dorsal, tomé un café y a disfrutar con los más pequeños de su ilusión y su vitalidad. El Cross de Tudela está muy encaminado a ellos y en esta ocasión hice de voluntario para el calentamiento de los chupetines tan alegremente llevado, como siempre; por el gran speaker Jesús…

El caso es que quedaban 20 minutos para empezar mi carrera y yo seguía con el abrigo, los guantes, el gorro y los dedos de mis pies ultra congelados…

Me acerqué al coche, me cambié y di dos carreras para no partir en dos varias de mis extremidades hasta ese momento más tiesas que los brazos de un Playmobil…

Quise salir atrás pero Javi y Paloma me acercaron hasta el medio del pelotón con la excusa de que en la primera curva se hacía un embudo que nos pararía… ¡Qué necesidad! Dije yo, pero accedí.

El caso es que antes de salir a un tramo menos engorroso ya habíamos cogido en ritmo medio decente y no me encontraba mal del todo.

El cross consistía en 3 vueltas a un circuito con dos zonas bien diferenciadas, una con continuas curvas y cambios de rasante (cercana a la salida) y otra más tendida donde podías poner velocidad de crucero y descansar de los cambios de ritmo a la que te obligaba la otra.

El caso es que Javi se fue para adelante un poco y Paloma y yo íbamos bien pero sin forzar la máquina en la primera vuelta. Al pasar por la meta vi que Marta (otra @solorunners) que va como una moto, estaba relativamente cerca y aunque había muchos corredores entre medias, entendí que íbamos bien e incluso un poco fuerte para mi estado de forma; pero Paloma está muy fuerte y mantuvimos el ritmo (e incluso lo incrementamos) aunque ella decía que andaba con la lengua fuera, sabía yo que podía más… El caso es que en la zona más abierta (una larga recta) vi a 3 corredoras de distintos equipos y empezó mi labor de equipo. Paloma iba bien y en la larga recta nos quitamos a una y media; al empezar la parte sinuosa a la media que se resistía (una tal Silvia del club Santinos de Tudela) y seguidamente a la tercera que era del Club Tripi…

Ya creía que estaba hecho el trabajo cuando me encuentro a la mamá de la familia Sicilia (así se dan a conocer en las redes) y antes de pasar por segunda vez por meta la adelantamos. Para entonces ya volvió al grupo Javi animado enérgicamente por su hijo a la voz de ¡Papá, papá!…

Fue pasar por meta y ya la dije a Paloma que tirara sola, ella me dijo unas palabras y Javi y ella me sacaron unos pocos metros que nunca pude rescatar pero que para mi sorpresa, no fueron a más hasta el final.

Mi entrada a meta fue de campeón mundial con récord absoluto de la prueba por decimoséptima vez en mi carrera… Ángel Sampedro (otro solorunners que nos esperaba aplaudiendo después de acabar su carrera) me gritaba: ¡Pero corre hasta el final!, a lo que le contesté: ¡No puedo, tengo que firmar autógrafos!

El caso es que muy bien. Fui a dar un abrazo a Paloma y a Javi y mientras saludaba a distintos corredores y compañeros ya estaba pensando en irme a tomar la caña con los de Tudela, que había quedado con mi hermana luego y no me daba tiempo a todo.

Otro especialísimo abrazo que di a Diana que se presentó al final de la carrera (otra íntima del homenajeado en el cross). Me despedí rápido de los runners para terminar comiendo en Tudela una hamburguesa riquísima en el Goya…

Mis compañeros acabaron todos en el podiúm, Marta segunda de la general, Paloma cuarta y primera de su categoría, Sonia… y el eterno Curro… Ando en un equipo repleto de estrellas, normal que me sienta tan orgulloso de lucir su camiseta domingo tras domingo, donde quiera que toque.

Luego vinieron los dolores, pero eso para otra ocasión. Memorable memorial a Daniel, lo correré siempre que pueda, haber si ahora me dan más ganas de salir a correr, aunque con la niebla que se ha levantado este lunes, lo más probable es que siga resguardándome en el gimnasio.

Un saludo a todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s