Feliz 2020

Cross Doce Uvas
Persígueme… Si puedes

2020 01 01

Primero Feliz Año 2020. Yo iba a dejar de fumar pero llevamos 20 horas de este año y ya voy por el segundo (paquete), así que mejor cambio de tema.

Parece que este año va de cisnes (por la forma del dos) aunque dentro de nada los chinos digan que es el año de la rata metálica o algo así que escuché el otro día. Prefiero el año del cisne, el cisne negro ese que no gusta tanto pero a mí me llama más la atención y no por la película de danza, sino por el color, simplemente.

A este año no le puedo pedir más de lo que ya tengo.

Mi madre me ha surtido de calzoncillos hasta que conquistemos Marte, dinero me sobra desde que volví a la sana costumbre de visitar la biblioteca y adentrarme en vuestros blogs y salud sólo puedo pedir ser menos cabezón y usar más a menudo el cigarrillo eléctrico para disfrutar del cuerpazo que me ha dado mi papá y mi mamá (a la foto me remito).

Desear es menospreciar lo que ya tenemos.

De amor no hablo porque estamos saturados.

Amamos a los perros antes que a los niños que tiran petardos una vez al año, amamos al inmigrante antes que al vecino que no descansa ni los días de fiesta, amamos a los mares repletos de plásticos mientras seguimos comprando en los grandes centros comerciales porque la tienda de abajo no tiene mi crema de manos, amamos a las montañas pero seguimos sin comprar el coche eléctrico porque se sale del presupuesto y no llega para ir a Benidorm de vacaciones, amamos nuestra bandera pero escupimos a la del vecino, amamos a los que no discuten con nosotros para no escuchar sandeces de otros que no hacen más que marear… amamos, amamos, amamos… ¡Mamamos tanto que alguno vomita de tanto empacho!

Yo amo a cuatro pelados que tienen nombre y apellidos y sé dónde viven. A los demás no les odio, pero en pequeñas dosis, no sea que vomite. Y a los que amo también en pequeñas dosis, por supuesto. Ya estaréis pensando en el veneno, pues sí, como el veneno. Lo bueno si es breve dos veces bueno. En tarrito pequeño.

Te hace apreciar más los momentos (con voz superpija) que es algo que amamos, porque llena más que el dinero, osea. Mindfulness por los cojones!! No es mindfulness ni resiliencia ni hostias en vinagre. Es la realidad que ha ocurrido siempre. Lo que pasa que ahora hay que ir a New York o Filipinas para encontrarlo y no (no tengo tanto dinero). Una quedada durante el partido de balonmano del hijo de un amigo basta. Una carrera popular el domingo basta. No hace falta ni que haya por medio un lechazo ni una botellita de Arzuaga. Una cañita y una tapa por tres euros basta. Un paseo por la ribera del río con mi familia basta.

Al amor le hemos intoxicado más que a los mares de plástico.

Yo este año no le voy a desintoxicar. Voy a buscar más esas pequeñas dosis; que sean a diario. Como el amor a mí mismo (dejando de fumar o fumando menos). Leyendo más y si es posible cediendo la tele a alguien que la de más uso. Yo prefiero un WIFI potente donde encuentro variedad de información a pesar de las cookies y demás trollanos que nos infectan con cada búsqueda en San Google, lo prefiero, a estar infectado por la desinformación que la pantalla plana nos ofrece, ya no hablo de los asesinos en serie que resuelven CSI Miami… Hasta los cojones. Si tengo que ver la serie de la nueva década que empezamos. Entre Noelia y Chuchi en su sofá, les pago el alquiler esos días. Pero me niego a que mi mayor fuente de información esté tan sumamente intoxicada.

Bueno que me voy por las ramas y encima os tengo que derivar a esa pantalla plana para informaros que soy un tío “almost famous” que me ha dicho Burguis, aunque yo quería más bien ser Lobezno, pero bueno, hice sonreír a muchos pequeñajos y no tan pequeños antes de despedir el año pasado.

Segundo 39… Un mermao

Red Bull me da alas… Pero no, son los hijos de mis amigos los que me las dan y mis amigos y familia.

Feliz año a todos y muchísimo muchísimo amor, la salud necesaria para amar a borbotones y un poquito más de dinero que vienen los Reyes Magos y una manera de amar es hacer regalitos a los que más queremos…

Seguro que el 2020 viene lleno de abrazos y besos inesperados. Poned las dos mejillas y abrid bien los brazos.

Un pensamiento en “Feliz 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s