Tengo veinte minutos de calma

Tengo veinte minutos de calma

2014 10 27

Tengo veinte minutos de calma

y los ahorro para cuando venga

un escenario más bonito…

Ahora los ocupo clavándome el aguijón

un poco más profundo;

haciendo del dolor mi amigo,

sangrando sin pudor por las calles

bulliciosas y vacías…

Después cuando llego al nuevo escenario,

ese que invita a relajarse,

sólo escuchando su olor al acercarse;

caigo abatido en los brazos de Morfeo,

en el infiero de Dante,

en las visiones del caballero de Rocinante.

Tengo veinte minutos y mi corazón

ya no palpita como antes,

taladra mi pecho cual espada

hervida a fuego,

con su hierro candente todavía,

acariciando mi piel errante.

Un suspiro mal calculado

y muero…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s