Historia de un sueño

Historia de un sueño

Un día su papá le llevó a ver una ciudad nueva. El color gris apagado de sus edificios derruidos no le dio para nada miedo. Al revés, la enseñó a imaginar un mundo antiguo, que ella lo hizo nuevo. La invitó a viajar sin moverse de la piedra erosionada desde la que su papá quiso inmortalizar el momento.

Ella sonrió, se dio la vuelta, fotografió las ruinas del edificio repleto de gente y viajo siglos atrás, sin saber muy bien lo que abarcaba un siglo. Cerro los ojos y dio una voltereta en el aire, aterrizando en otro mundo tan asombroso que al abrir los ojos, corrió hacia su padre y le dijo: “Acabo de ver el edificio entero, brillaba y lo que ahora está en el suelo es sólo un recuerdo de un fantástico castillo como el de los cuentos que me lees por la noche. ¡Me encantó papá!¿Te lo cuento?”

Ella empezó a hablar mientras su hermana pequeña la miraba sonriendo.

“Ves papá a ella también la gusta, tanto como a mí. Quizás entienda bien lo que estoy diciendo. A partir de ahora, la voy a leer cuentos de cosas viejas como estas. ¡Cierro los ojos y las veo cuando eran nuevos! ¡Tengo un súper poder!”

“Claro hija, sueña.” y la dio un beso.

“No papá, no es un sueño, no entiendes nada, la tata sí. Cogiendo de la mano a su hermana de apenas dos añitos, la dijo: ¡Ven tata que te cuento!… Y siguieron todos bajando las escaleras del Coliseo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s