DEP JOAQUÍN SABINA

DEP JOAQUÍN SABINA

2019 11 08

No sabía si iba a hablar de la lacra de los excesos del primer mundo, de mi catarrazo desde el miércoles, de mis nuevos ejercicios en el gimnasio… Y bajé al bar. Porque hay que leer/ojear el periódico local todos los días. No sólo cuando hay elecciones, ni un clásico de fútbol o baloncesto, ni cuando puede que salga algún amigo en alguna noticia…

Me parece algo recomendable, punto.

Entonces llegan noticias que te colapsan el día. Un día es una mamada que va por las calles a sus anchas, otro día las emisiones de CO2 que son más altas en el metro que en la plaza de atocha, otro día suelta Trump alguna de sus perlas, otro día tiene que ser Vetusta Morla quién revindique un sólo sí es sí en su escenario… Da para mucho un día a día del pueblo, el mío no para tanto: ir a trabajar y sacar al perro (si lo tuviera)…

Pero hoy llega esto (foto)… ¡Mecagoenmimadreee!

Por favor, yo drogándome con pastillas para no dormir y pasar el viernes decente en el curre y vas tú (Joaquín Sabina) y la hincas… Un ex drogadicto con el que me he fumado mil porros en mil noches en vela, reprochando tonterías al estado mientras agarraba la botella de ron y pirateaba los recuerdos que me quedaban de la última noche loca dónde conocí a una princesa de los bares por donde fui dejando mi huella de pata de palo… Mil lunas de un abril robado en el que nací y juré y perjuré que ni una noche de bodas más, que ya está bien de pasearme por la calle Melancolía, de apalancarme donde habita el olvido. Tú que fuiste el que me enseñó a decir más de cien mentiras y ahora, sin oírte cantar hace mucho tiempo, ocupas la página izquierda de un periódico local para proclamar tu noche de bodas, con entrantes, un único plato y de postre tiramisú de limón; para beber: agua o lágrimas de mármol…

Infringes el pacto entre caballeros que forjamos con el dinero de un mendigo al que robamos para irnos de putas juntos.

¿Y te quedas tan ancho?

Ahora qué, dime… 19 días de luto y 500 noches borracho… Si lo haces por eso, bienvenido sea. Hace mucho que no me corro una juerga como las de antes. Quizás tenga en el teléfono aún el número de algún camello que me suministre bien rico y celebre, con la frente marchita, un dejavú de mis años mozos (pongamos que hablo de Madrid) y acabe sentado en un autobús dando vueltas en la línea circular de la capital… Contigo, sin ti… ¿qué más da?

Pase lo que tenga que pasar, ciento volando de catorce o incluso la verdad, un tranvía llamado soledad o Dieguitos y Mafaldas…

Yo podré seguir gritando que esta boca sigue siendo mía. Y sin embargo… Te quiero.

Un pensamiento en “DEP JOAQUÍN SABINA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s