Rimbombante, no viene de Rimbaud

Rimbombante, no viene de Rimbaud

Animó a los alumnos a acercarse a la escritura, a experimentar, a acercarse a las cosas fusionándolas con su propia sensibilidad, esa es la forma “de que el mundo no se os agote, de enriquecerte con todo lo que vives”, les dijo.

“…Cuando hablo a través de la poesía no sé desde qué identidad hablo, habla un yo que se me escapa, un yo múltiple…”

Hacer de la poesía un ejercicio de constante revelación de la realidad” es el objetivo que se impone a sí mismo el poeta…

 “Escribir poesía es lanzar sondas en la desazón, en el desasosiego, en el vacío de uno mismo (pocas veces se escribe desde la euforia) y esperar a ver cuál es la respuesta que se obtiene, que nunca es la esperada”

Me ha enseñado a no dar nada por supuesto, a dudar de las apariencias, a cuestionar lo incuestionable, a ver la irrealidad de lo que se nos vende como clara realidad, a saber que el sentido común se opone a veces a lo que yo siento, en definitiva, ha hecho de mi vida una labor inagotable de creación del mundo en mi conciencia, una conciencia que se crea a sí misma en el acto de crear y que, por eso, es tan ambigua como el mundo que interpreta”

No concibo la operación de conocer más a fondo la realidad y a uno mismo, sin la intuición y la imaginación, que propician la música de las ideas, el pensamiento en imágenes”.

Esto lo he sacado de varios blogs y son las palabras de un poeta galardonado con el Premio Nacional de Crítica, el de Loewe y el de la Generación del 27, entre otros.

Tengo que reconocer que mola leerle. Tiene un verso muy visual y metafórico que me gusta.

Pero sus palabras no escritas… ¿Cómo decirlo finamente?

Yo soy obrero y quiero seguir siendo obrero. Y no me refiero a obrero de la palabra, eso son mandangas. ¡Qué les habrá! Claro que sí, ahora me sale, así a vote pronto, Miguel Delibes.

Pero yo soy obrero sin estudios superiores, que sale de trabajar cansado físicamente y lee cuatro blogs y cuatro páginas de libros que va dejando su madre o se acerca al periódico local y lee artículos de cultura que le atraen o busca por mera distracción poetas del siglo XXI que tienen algo de influencia o se acerca a la biblioteca y se deja seducir por las recomendaciones o simplemente tiene un roce con un compañero y enciende su portátil y escribe sabiendo que algunos amigos cercanos le leen y cuatro blogueros más… Sin más repercusión.

Ni la quiero.

Porque si algún día, primo, hermana o mermaos varios… Me pongo a hablar como las citas que he dejado ahí arriba. Un bofetón lo primero. Si os miro con asombro, una colleja. Y si sigo con mi discurso, con no volverme a ver, tenéis más que suficiente.

No es una crítica a la intelectualidad, que como dije ayer, queda absolutamente zanjada en mi persona por mi inexplicable y galopante alzheimer no diagnosticado.

Nunca me ha gustado esos que se plantan ante una obra de arte reconocida y cruzan los brazos y con una actitud de “queséyo” empiezan a hablar de una manera “pedante” y rimbombante. Simplemente es cuestión de gustos. No es una crítica. No es ni mejor ni peor.

Es como comparar a Michael AIR Jordan con Larry Bird, ahora que ha cumplido años el otro día. Pues yo soy más de Jordan y Bird era otro genio. Pero por mi físico, mi manera de jugar al baloncesto y por afinidad (soy más negro que tirando a blanquito), soy más de Jordan y a Larry Bird le veo y me acuerdo de mi primo.

El caso es que no voy a recomendar a este gran poeta cántabro por sus palabras fuera de sus poemarios… ¡Qué luego igual es muy majo! No lo dudo en absoluto.

Pero es mi blog y hago lo que me sale del coño.

Así que, esta entrada, que no debía haberme ahorrado. Es para que veáis que no sólo de buenas letras vive el hombre que escribe estas bobadas a diario. La imagen que uno da de sí mismo en lo que es su trabajo como poeta, también es importante para mí.

Igual otro domingo me pilla más rimbombante y lo acepto… Pero me acaba de llamar mi primo y estoy más modo “futmondo”… Un abrazo y feliz domingo

A veces de infiernos

A veces de infiernos
Ophelia de Odilon Redon

2014 12 08

A veces de infiernos, las más de paraísos

pero siempre eres inspiradora…

y ese don

me lo quiero quedar.

"PERFORMANCE"

@tercosmicqueen

2019 12 07

La sobredosis social de ayer (dos horas en inmejorable compañía) ha hecho que hoy haya salido de casa a tomar café y basta. Teniendo tabaco en casa ¿Para qué más?

Buena dosis de lectura variada (política, poesía y cuentos…), luego sin comer demasiado, youtubers de ciencia (date un vlog y quantumfracture) que me han llevado a conocer a Ter o @tercosmicqueen, enamorarme de ella y terminar viendo y compartiendo en Facebook el video navideño de Leticia Sabater: Polvorron, obra maestra que debíamos de importar a los extraterrestres, si no queremos que nos invadan.

Sofocón promovido por no haber cogido el coche e ir a mi pueblo como tenía pensado después de tomarme el primer crousant de la mañana en el Erchus a las 6… Pero las circunstancias son así y así se las hemos contado…

Y ahora la explicación “performance” de mi vida actual… Me encantaría veros a todos (amigos y conocidos) pero me encuentro muy bien solo, en casa, fumando, escuchando música, leyendo lo que me sale del coño, en silencio colgando la última lavadora y con el fregaplatos lleno desde el martes, comiendo “comida” precocinada y tomando mil cafés para tumbarme en la cama viendo como un físico me ha convencido por fin de que la llegada a la luna fue real… Caigo media hora (reflexionando mi convencimiento) y despierto con el entuerto y a la vez encuentro entre Einstein y Kant…

Y tan feliz!!

No estoy para correr porque ayer en el trabajo me di un golpazo en el gemelo izquierdo, mi brazo derecho sigue inerte (epicondilitis aguda o aguada, ¿qué se yo?) y joder, que no tengo ganas de deporte. A veces me pasa, pocas pero me pasa. Ni siquiera verlo por la tele, hoy ni la he encendido, la prueba es que el plato de la cena de ayer sigue en la mesa como si nada… Todo fluye, pues esto no Heráclito.

El caso es que lo mejor de hoy ha sido Ter, de largo. Esa defensa de la “performance” que delimita la realidad de la fantasía… Magnífica, sin más.

Por supuesto, mi vida real es una mierda (trabajo de ocho horas para no llegar a fin de mes un single como yo de majo), pero a fantasía no me gana nadie. Hoy he probado ha hacerme videos leyendo cosas serias de un tal Francesc de Carreras (no los vais a ver nunca) antes de conocerla (a Ter). Luego pensé que con la poesía de Nach, igual quedaban más chulos… Ni los he revisado…

Soy un ridículo y ahí debe quedar, en el anonimato (aunque esto lo publique en mi blog), no soy tan inteligente y guapa como Ter, no llegará muy lejos… Los que me leéis ya me vais conociendo y no os sorprenderá…

El caso es que he pedido a YouTube hacer emisiones en directo… Lleva como 24 horas la solicitud y puede que no lo haga nunca, pero hoy me ha dado por ahí… ¿Y cómo me ha dado por ahí?

Pues porque tengo alzehimer no diagnosticado. No os lo toméis a mal, sé que es un tema serio; mi padre lo padece. Pero yo de siempre lo he padecido.

Cogí su cuerpo y su mente en los genes. Lo digo de verdad. Me cuesta recordar el nombre de los hijos de mis conocidos (los de mis amigos pienso tatuarmelos), de las fechas de cumpleaños ni hablamos. Los libros que leo o el nombre de la poeta que he compartido esta mañana en el blog, cero. Los autores que me dijo ayer mi primo que anda leyendo o el título de la novela que Noelia me va a dejar para leer cuando termine, cero (lo siento). Las poesías que escribo, desde siempre; al momento, sino lo especifico mucho no sé ni de que estaba hablando. Las parejas, rollos y demás deslices, no sé ubicarlos en mi biografía.

Y claro, esto pasa desde hace mucho tiempo y por problemas varios que no vienen a cuento y que me hicieron tomar demasiada medicación en ciertos momentos de mi vida; se ha acrecentado.

Menos mal que aunque sea un desastre en tema de limpieza hogareña, ahora mismo si vienes a verme, te invitaría a un helado a menos un grado fuera de casa antes de que subieras… Tengo mis cosas “reales” bien ordenadas.

Siempre tuve alma de bibliotecario. Tengo ordenados los libros por temas (filosofía, poesía, comics, arte, otros), la ropa por actividad (deporte, trabajo, otros), la comida por horas (desayuno, comida,cena), las obligaciones en una esquina escondidas (la plancha, contratos varios, garantías de compras…)

Por eso todo lo que vivo trato de escribirlo o plasmarlo en una foto y guardarlo (mi fichero de documentos e imágenes está fechado y pulcramente guardado en varias memorias).

El por qué no sé decirte. Pero me gusta y lo veo necesario siendo una persona que no se acuerda ni siquiera de todos los besos que ha dado por muy enamorado que estuviese en ese momento… Los polvos menos, como puedes suponer…

Ejercito la mente, de verdad. Todos los días trato de memorizar algo, pero no lo consigo. Se me ha ido de las manos. Hoy entre videos subtitulados, también he tratado de refrescar el inglés, pero igual que viene se va… Sin más.

Así que no me hagas bajar de mi fantasía de escribir sin orden ni concierto. No pienses que estoy destripando mi vida por contaros mi día a día. Para mí es necesario, quizás dentro de nada pase a mejor vida mi memoria y a lo mejor, leyéndolo me hace sentir algo.

Quizás para muchos plasmar casi todo desde las vísceras sea una puta locura. A mí me parece más penoso que un tal Pablo Casado sea el representante de muchos cuando y cito, página 124 de Crónica de un año perdido :“Media carrera en un año, un máster con dieciocho asignaturas convalidadas entre ventidós, un curso de Harvard pero cursado durante cuatro días en un campus de Madrid;todo esto, en un currículum, no tiene un pase” por poner un ejemplo, no a seguir, todo sea dicho de paso.

Me prefiero. Gente como esa, me engrandece y a mi madre y mi hermana e incluso a mi padre fasero. Pero por supuesto, ni yo ni nadie, quiere compararse con gentuza.

Tercosmicqueen sí que es un ejemplo a seguir… Si me creciese el pelo como a los diecenueve años me teñía hoy mismo de azul… Si tuviese más tolerancia al alcohol me emborracharía y colgaría un video en YouTube más parecido al de Leticia que al de Ter…

Pero no, seguiré vomitando mis “performance” en letras de una biografía online de lo que me da la gana en mi mundo de fantasía… Cuando me pegue una hostia la realidad, mezclaré mundos y tendré que poner la etiqueta de “Para mayores de edad” por mis exabruptos.

Creo que por hoy basta. Una dosis de fútbol quizás me siente bien antes de irme a la cama. Mañana dérbi de rugby ¡Y yo con estos pelos! Hasta mañana bro.

RAQUEL LANSEROS

Raquel Lanseros

2019 12 07

Otra vez empezando a leer algo interesante con el cuaderno de la mano. Tengo que echar el freno a esta manía tan mía. Lo aplazaré para otro día.

Leo: «Escribo porque intuyo que mi ambición mayor / es volver a nacer» de Raquel Lanseros en Matria.

¿Cómo no frenar en seco?

¿Cómo no plantearse muchas cosas? ¿Toda la vida? Sí, aclarando desde un principio, que no quiero cambiar tanto como muchos pueden intuir, incluso desear. Cuatro detallitos de suma importancia, pero cuatro cosillas al fin y al cabo.

De mi infancia, es decir, hasta los quince. NADA. No me acuerdo de todos los detalles pero de la mano de mis padres, no tuve miedo de nada, ni nada que reprocharme.

Entonces la frase a la que remito, no tiene sentido; o sólo parcialmente.

Escribo, que escribo mucho para el poco tiempo que tengo; no para volver a nacer sino para reiniciarme desde esos maravillosos quince años. Las “cosas” que amaba entonces las amo igual o más veintitantos años después: El baloncesto, las mujeres que tienen que decir algo, mis actuales amigos, mi familia, el tiempo libre, las buenas conversaciones, los sueños, el pueblo de mis padres y sus gentes; las maneras de hacer, sentir y ser diferentes, el día de Reyes, hacer deporte con amigos, la piscina de mi pueblo únicamente…

Por aquel entonces no había visto el mar ni la montaña y ahora desde mi ignorancia me encantan, me relajan y a la vez excitan cada poro de mi cuerpo hasta recorrer sus playas y sus acantilados, sus cumbres y sus valles.

Por aquel entonces aprobaba sin estudiar y ahora añoro que mi mente no esté preparada para recordar todas las cosas que descubro y me maravillan y poderlas contar en prosa o en verso a mi amada Alba.

Por aquel entonces empecé a desgastar mi cuerpo, mi mayor tesoro genético; y hoy me quedan cuatro malditos dientes para sonreír a las historias interminables que me cuenta María. Tengo dolores articulares por toda su geografía, aparentemente intacta; que aún pueden montar a caballito a Adrián o Gabriel o Julio (o a todos juntos), pero luego tienen que pasarse la mitad de la tarde descansando en la cama para recuperarse.

Por aquel entonces descubrí el primer amor y no lo cambio por ningún otro… Si acaso, lo solapa mi hermana con su hermosa sonrisa, su insondable maleta azul y su muñeca del alma.

Cuatro cosillas, a partir de los quince. Y todo hubiese ido de otra manera, sin duda. Viajar, cultivar la mente, regular el cuerpo y amar con medida. “Cosas” que se deben cuidar desde la infancia para que los años no pesen como losas (no lo padezco del todo) o el remordimiento de lo que pudo ser y no fue (yo no lo siento) te queme la cabeza.

Yo lo fumigo todo con letras.

Inconexas como todo lo que le conté ayer a mi primo (le veo poco y se lo quiero contar todo), en verso libre y/o apocalíptico o simplemente narrando que hoy me acerqué a una poeta, poetisa o como quieran ustedes llamarla a Raquel Lanseros y disfruté media mañana de sábado compartiéndolo con ustedes.

La vida se puede curar muy fácilmente, yo superé la muerte hace muchos años. Cuando me venga, si es que viene (porque este blog me hace inmortal); estoy más que preparado.

Gracias y feliz sábado. Sigo leyendo cositas de Raquel, os dejo sus enlaces a continuación, ustedes hagan lo que les venga en gana, que para eso es sábado.

Si un día no escribo no pasa nada

Si un día no escribo no pasa nada

2014 12 07

Si un día no escribo no pasa nada. ¿Qué digo?, pasa todo y todo maravilloso.

Carrera, concierto, copas, abrazos, besos y más abrazos y más besos. Es angelical. Te mandaría videos de su brillo delante de algo/alguien que la emociona (Leiva)… ella dice que tiene cara de lela… pues eso, angelical.

Perdona por contártelo tan así, pero es que no puedo más, me siento orgulloso. Es verdad que no es perfecto, ¿pero más…? Tengo miedo. Sólo uno. No sé cómo explicarlo. Pongamos que hacer de la excelencia una rutina es complicado. Que quizás esos peros (esa imperfección, muy imperfecta, ya te contaré otro día) hagan que todo sea tan excelente y no quiero; quiero que sea al revés y no lo sabremos hasta que no se diluya… ese no saber; pero bueno los pros son muy pro, muy reales, muy fuertes, muy bellos, muy sonrientes… y los peros están ahí, pero como la vida misma…

Pues eso, esto es como la vida misma. Bellísimo.

Hoy quería acunarlo y no “puede”, no puedo… me quedo con la luna llena a solas y así hablo contigo que me haces tanto bien…

Terminé el libro de “Seda” de Baricco y quería dormirla contándole al oído, leyéndola la carta de su mujer… Pero también “El diario secreto de Pulgarcito” por Rebecca Dastremer pintado… quizás hubiese sido demasiado, por maravilloso.

Pero me ha llamado y me ha calmado y sigue sonriendo y sigue haciéndome sonreír, y para qué más… pero menos no.

No quiero prepararme para su ausencia o para que los peros puedan a los pros.

No quiero, ni debo. Debo sacrificarme en vida porque los pros venzan en un mundo de peros, pero como diría el otro: la tarea no es fácil y sino venzo sabré que hice lo correcto y que los dos nos lo perdimos, o quizás tres. Porque estoy escribiendo y sólo me sale Adrián en la cabeza.

Te dejo que desvarío y tampoco quiero eso…

Mil besos cielo

Siempre tuyo

Pues eso

Pues eso

2015 02 05

Pues eso, que no me lo merezco. No merezco otra oportunidad, ni un salario digno, ni un ápice de confianza, ni nada de nada.

Me revolcaré en la mierda, mientras el mundo sigue girando. Es una manera como otra cualquiera de pasar el resto de mi vida, sin dar explicaciones, sin esperar nada de nadie, sin más violencia que la que quiera yo otorgarme, sin esperanza, ni futuro ni hostiadas.

La culpa es mía y de la neurona que falla. Pero como la neurona falla por mi culpa… y la neurona no se regenera… y hay muchos otros dignos, que disimulan su falta de varias, por neuronas que yo deseché hace mucho tiempo (llamase valores)… pues prefiero pensar que me equivoqué (para variar), que todo fue un malentendido y nada se puede hacer.

Forzar ver lo intangible para los sentidos siempre ha sido difícil sino tiene nada que ver con alguien superior y supremo. Para un tipo mediocre hacer que otros vean eso… Me declaro incapaz.

Mejor rendirse y soportar los latigazos. Mejor postrarse ante el todo poderoso valor del Ibex 35, que todo lo eclipsa. Agachar la cabeza y recibir los capones que el pasado obvió. Ahora vienen todos seguidos. 

Mejor me duermo, lo consulto con la almohada y mañana sigo como si no hubiese pensado esta puta mierda. Más rentable y más digno. Crucemos los dedos por que pueda dormir pronto y no despierte por una subida de gemelos inesperada.

Aroma vertical

Aroma vertical

2019 12 05

No he soportado tu aroma.

Envejezco entre ventanas cerradas,

gritando dejar pasar el aire.

Mi tono, antes moreno,

amarillea y la piel suave

carraspea arañando en sus caricias.

Tu perfume me enferma.

Siempre lo hizo. Ahora ya lejos

sigue eclipsando el suave olor

a naranjos sin almenas.

Tendré que aniquilar el olfato

de mi vocabulario para descender

al séptimo infierno de una sonrisa

y que se me haga la boca agua.

PD: Sólo es una metáfora vulgar de volver a comerme un coño. Espero no ofender a nadie. Es una necesidad, como el respirar. ¿En verso suena mejor, verdad?